0299 4770916 / 0810 333 9870 / 0810 122 7672

HÍBRIDAS DE TE
Nacen a raíz de la cruza entre rosales europeos y rosas llegadas de la china. Son las más famosas entre las rosas. Se encuentran en una gran variedad de colores, son reflorecientes dando, generalmente, una flor por tallo. Sus alturas varían de 0.50 a 1.20 metros. Son plantas fuertes y fáciles de cultivar.

FLORIBUNDAS
Dan flores en ramilletes. A veces con grandes flores, algunas con perfume, tienen alturas que van desde loas 0.70 a los 1.20 metros o más. Hay en muchísimos colores y formas, y florecen continuamente. Por su tamaño son fáciles de manejar y , dada la gran cantidad de flores que producen, se prestan muy bien para formar grandes canteros y combinar con otro tipo de plantas.

MINIATURAS
Es una rosa pequeña en tamaño pero su mejor ventaja reside en que es una copia exacta de un rosal grande. Al ser tan pequeña, se adecua a cualquier jardín de pequeñas dimensiones, balcón o terraza. Se puede plantar en macetas y no requiere grandes cuidados. Hay infinidad de colores y formas.

ARBUSTIVAS
Son arbustos, por lo general, robustos. Con una abundante y constante floración, resistentes a condiciones climáticas rigurosas. Los hay de diferentes colores, alturas y formas.

ROSALES INGLESES
Su creación surge de la hibridación de los rosales antiguos con las rosas modernas (H.T. y floribundas) Combinan la forma y la fragancia de las rosas antiguas con las ventajas de las nuevas rosas. Son arbustos que crecen mucho, fáciles de cultivar y muy reflorecientes.

TREPADORES
Poseen una gran floración, pero que permanece generalmente durante la temporada estival. Se los puede plantar en cualquier lugar, no ocupan espacio más que hacia lo alto y permiten formar una gran masa de color en arcos, pérgolas o paredes.

Todos los rosales de Rosauer se adaptan a todas las zonas del país, son vigorosos, sanos, de larga vida y abundante floración. Esto es porque se obtienen de semillas de rosa silvestre injertada sobre el cuello de un portainjerto para evitar los retoños silvestres, conservar vigor y fuerza en el crecimiento.
Somos los únicos cultivadores en Sudamérica productores de plantas que se equiparan con los mejores viveros de rosales de Europa y EEUU, aplicando la misma tecnología y sistema de cultivo de tres años en vivero, antes de comercializarlas.

Las distancias de plantación entre rosales dependen del tipo de planta. Aquí sugerimos algunas distancias para cada caso:
HÍBRIDAS DE TE: 40 – 50 cm.
GRANDIFLORAS: 40 – 50 cm.
FLORIBUNDAS: 40 cm.
ARBUSTIVAS: 2 m.
MINIATURAS: 25 cm.
TREPADORES: 2 m.
INGLESAS: 80 cm.
CUBRESUELOS Y PAISAJISTICOS: No hay regla general, depende de cada variedad.

El suelo, además de servir de soporte o anclaje a la planta, debe suministrar una proporción adecuada de nutrientes y contar con una porosidad suficiente para la retención de agua y aire.
Si la proporción de los elementos no es la correcta, el crecimiento de las plantas se verá afectado por: asfixia, deshidratación, carencia o exceso de nutrientes.
Cuando se planifica una plantación de rosas deben tenerse en cuenta sus necesidades y requerimientos: suelos profundos, con abundante materia orgánica, humidificado, de granos gruesos, con buen drenaje y un PH de 5.8 – 6.2.

Se deben tener en cuenta dos condiciones para un buen crecimiento:
1 – Debe tener, por lo menos, tres o cuatro horas de sol por día, y cuanto más, mejor. Sobre todo si es sol de la mañana ya que de esa manera se elimina el rocío, y, con ello, el peligro de que se propaguen enfermedades causadas por la humedad (hongos, por ejemplo)
2 – Es importante contar con un buen suelo en el momento de plantar.

Si se planta a raíz desnuda, la época para hacerlo es a partir de Junio hasta fines de Agosto, primeros días de Septiembre (en los meses del invierno). Pasado ese período, también podrán plantarse, pero rosales ya envasados que se encuentran en los viveros creciendo (ver listado de viveros revendedores de todo el país).

Debe ser un sitio con buen sol, donde no se acumule agua y que no esté demasiado cerca de árboles grandes, ya que estaría compitiendo con éstos por los nutrientes del suelo. Si se trata de reponer algún rosal que se ha secado o envejecido. Es conveniente cambiar la tierra del hoyo. La tierra debe mantenerse siempre carpida, evitando las grietas naturales. También deben extirparse los yuyos que están alrededor de la planta.

Al plantar rosales, debemos asegurarnos que no lo hacemos donde ya hubo por más de 6 o 7 años otro rosal, porque el suelo se agota debido a la falta de micronutrientes. También podemos encontrarnos con restos de las raíces viejas, que excretan sustancias que resultan tóxicas para el nuevo rosal, y que permanecen en el suelo. Otro factor es la acumulación de hongos, que se puede dar luego de la permanencia durante mucho tiempo de una misma planta, y que atacarán al nuevo rosal. Si de todos modos deseamos replantar en el mismo sitio, debemos proceder a un recambio de tierra, de una profundidad entre 60-80cm.

Los riegos se deben efectuar cuando la tierra se note seca ya que los riegos deficientes debilitarán la planta, dando flores pequeñas con cortos períodos de floración. El rosal necesita mucha agua, sobre todo en verano. La cantidad necesaria en ese período es de alrededor de 10 litros por planta, puesta en su pie, cada dos días.

Si quiere plantar un rosal trepador, se necesitará un lugar donde éste pueda trepar, que puede ser una pared, una reja, una pérgola un alambrado. Se lo deberá sujetar e ir guiando. La distancia entre plantas será de 2 metros, aproximadamente.

Es muy normal que los trepadores no florezcan durante el primer año, dado que éstos gastan toda su energía en desarrollar su sistema radicular y su estructura. Algunas variedades puede que den algunos pocos pimpollos durante esa etapa, pero no es lo habitual. Normalmente la floración aparecerá en todo su esplendor al segundo año. De no ser así, habrá que generarle un estrés hídrico a la planta (suspensión del riego) para inducir la floración.

Es aconsejable plantar lo antes posible después de recibir la planta, por lo que deberá tener la tierra preparada para ello.
Antes de plantar, podar bien y despuntar raíces, luego sumergir la planta en un balde con agua, unas 24 hs. para su óptima hidratación. Hacer un cono en el fondo del hoyo que deberá tener una dimensión de 60 cms de diámetro por 25 a 30 cms de profundidad, apoyar en él las raíces bien distribuidas, agregar la tierra mientras sostiene la planta por el tallo, para que no se hunda. Siempre sujetándola, aplastar bien alrededor con el pie para que quede bien firme y derecha, con el injerto a 2.5 cms por debajo del nivel del suelo. Una vez hecho esto, nivelar y regar. Al ir comprimiéndose el suelo, por la acción del agua, agregar más tierra, restableciendo el nivel, y luego volver a regar.

El mantillo o tierra arenosa evita que la acción del sol, vientos o heladas deshidraten los tallos y provoque la muerte del rosal. Una vez que la planta brotó y esos brotes se conviertan en ramas, se debe descubrir la planta.

Si quiere transplantar un rosal, la época adecuada para hacerlo es desde mayo hasta agosto. Después ya no es conveniente, con los intensos calores la planta sufriría mucho e incluso podría morir. Antes de retirar la planta del lugar, preparar el suelo en la nueva ubicación y podar. Lo más conveniente es dejar un pan de tierra alrededor de las raíces para evitar que éstas se deshidraten.

El rosal consume nutrientes minerales que absorbe normalmente por las raíces, su carencia parcial puede ocasionar disminución de la calidad y cantidad de flores, y un desmejoramiento de la planta en general. Estos son: nitrógeno, fósforo, potasio, calcio, magnesio, azufre,, hierro, zinc, cobre, boro, etc. Todos cumplen funciones importantes e irremplazables para el funcionamiento general de la planta.
Los tres primeros (N, P, K) son los más importantes y los que más consume el rosal, por lo que no deben faltar, así como tampoco calcio, magnesio y azufre, en menor medida.

La carencia de NITRÓGENO produce clorosis, que es un amarilleo generalizado de las plantas acompañado con falta de crecimiento.
El déficit de FÓSFORO produce floración atenuada en número y tamaño.
La carencia de HIERRO es la más evidente en los rosales. Se manifiesta en hojas jóvenes con coloración amarillenta en las hojas, mientras las nervaduras permanecen verdes.

Existen tres momentos importantes para realizar la fertilización. El primero, luego de producida la brotación, dado que la planta necesita alimentarse rápidamente para formar su estructura y florecer. El segundo momento es al inicio de la floración, ya que la planta requiere de toda la energía disponible para brindarnos sus flores. Un tercer momento, que habitualmente no se tiene en cuenta, es antes de la caída de las hojas, en otoño. Las rosas necesitan ser fertilizadas en ese momento para que elaboren sustancias de reserva, que se almacenan en las ramas y son responsables de que las brotaciones primaverales se produzcan vigorosas.

La fertilización por suelo es la práctica tradicional, como lo es la aplicación de triple 15 granulado. Como complemento se puede utilizar la nutrición foliar. Esto significa, poner a disposición de las plantas los nutrientes diluidos en agua y rociados sobre las hojas, así penetran en la planta rápidamente, produciendo un rápido efecto.

Cuando efectúe la plantación no coloque ningún tipo de abono en el hoyo, dado que las raíces de las plantas son muy nuevas y pueden quemarse. Deberá aplicar fertilizante nitrogenado recién cuando la planta esté brotando.

El estiércol es un buen fertilizante. Debe ser fermentado previamente y aplicado en el otoño a una dosis de tres kilos por metro cuadrado.

Todas las rosas necesitan una poda de renovación, para un mayor crecimiento, una buena floración y una mejor sanidad.

Los rosales se podan en la temporada invernal, cuando la planta está en reposo. Los primeros de la temporada en ser guiados y limpiados son los rosales trepadores, para seguir con las variedades Híbridas de Té, grandifloras, Floribundas y, por último, las miniaturas. Esto se refiere al norte, centro y parte del sur de nuestro país. En aquellos lugares donde las temperaturas son rigurosas y caiga nieve (como en la Patagonia y Sur argentino) debe podarse cuando comienza la primavera.

Una de las cosas más importantes antes de efectuar una poda es contar con buenos elementos para realizar la tarea.
En principio necesitamos una tijera de mango corto y una de mango largo., esta última para poder cortar las ramas que son más gruesas. Hay gente que utiliza un serrucho corto para estos casos, lo cual se desaconseja ya que desgarra las ramas. Las tijeras deben ser de calidad, bien afiladas y aceitadas para garantizar un corte limpio. Se aconseja desinfectar las tijeras para prevenir enfermedades que puedan transmitirse de una planta enferma a otra sana. Para tal fin se debe colocar ¼ de lavandina en ¾ de agua en un recipiente, luego sumergir las tijeras lo más seguido posible. Una vez terminada la poda deberá lavar las tijeras con abundante agua, secarlas y engrasarlas para evitar que se deterioren y pierdan su buen funcionamiento.

Para cada tipo de rosal hay un procedimiento diferente a tener en cuenta.
Para la poda de Híbridas de Té y Grandifloras se debe tener en cuenta que son plantas de mucho crecimiento que desarrollan todos los años nuevos tallos que nacen desde su base. Es aconsejable dejarlos y cortar, también desde la base, los viejos para renovar la planta. No dejar más de tres o cuatro tallos por planta y cortar a 45 º a 6 mm sobre la yema y a una altura de 0.30 a 0.40 metros desde la base del rosal. Quitar las hojas adheridas al tallo y dejar el centro de la planta abierto para que circule mejor el aire y favorecer a que la planta contraiga menos enfermedades.
Para las Floribundas se deben seguir las mismas técnicas anteriormente descriptas, solo que es conveniente dejar 0,10 m más por tallo. Este tipo de planta se desarrolla más como un arbusto, por lo que es conveniente observar el rosal para decidir los cortes a realizar.
Para las Miniaturas se aconseja podar a la mitad de su crecimiento total. Por la gran cantidad de ramas que desarrollan muchas de ellas tienden a secarse, sobre todo las que están en el interior de la planta. Entonces, deben cortarse desde la base todos esos tallos para limpiar y airear la planta.
Según su creador, David Austin, los rosales Ingleses tienen crecimientos diversos, por lo que la poda deberá ser diferente para cada caso, lo importante será respetar su hábito de crecimiento natural. En general, si se quiere tener una mayor calidad de floración en una planta, debe podarse a la mitad del alto desarrollado por ésta durante todo el año.
Los rosales Arbustivos tienen gran crecimiento por lo que requieren una poda severa en el período invernal. Se deberán sacar las ramas secas que son frecuentes por tener tanto desarrollo, y dejar las ramas nuevas para ir renovando constantemente la planta. A medida que va floreciendo se pueden ir cortando las ramas a la mitad de su tamaño para mantener el rosal uniforme. Para los arbustos de menor tamaño la poda no deberá ser tan drástica.
Los rosales Trepadores desarrollan ramas muy largas que les permiten trepar por paredes, arcos o pérgolas. No se podan, sólo se guían de acuerdo a las necesidades. En el período invernal es necesario quitarles todas las hojas y dejar las ramas nuevas que crecen en la base, eliminando los tallos viejos. Lo ideal es guiar todas las ramas horizontalmente en forma de abanico, para lograr que la savia circule más activamente y obtener una mayor floración.

Se deben quitar todas las hojas de la temporada anterior que queden adheridas a los tallos y limpiar muy bien el suelo debajo de cada rosal. También es conveniente después de podar carpir muy bien el suelo alrededor del rosal y fertilizar. Y por último, inmediatamente después de podar se aconseja pulverizar todos los rosales con polisulfuro de calcio, que ayuda a cicatrizar los cortes e impide que puedan propagarse enfermedades ya que tiene un efecto insecticida. Es una protección que se le está brindando a la planta para una mejor sanidad.

ARAñUELA: Son ácaros que colonizan el envés de la hoja, depositando sus huevos y formando una telaraña de protección. Producen pequeñas manchas amarillas. Si no son detenidos a tiempo, invaden también los tallos. Producen la caída de hojas y pueden detener el crecimiento. Actúan en épocas de temperaturas altas. SOLUCIÓN: Insecticida / acaricida.
HORMIGA NEGRA: Resulta importante controlarla ya que en una noche puede desfoliar un rosal por completo y atacar el ápice de crecimiento. De esta manera producirá un retraso en el desarrollo y en la floración, lo que se traduce en pimpollos chicos y flores deslucidas. SOLUCIÓN: Insecticida.
PULGÓN: Produce daño durante todo el año, pero más específicamente en la primavera y verano. Toma los brotes jóvenes y los pimpollos frenando el crecimiento en pocos días. SOLUCIÓN: Aficida.
TRIPS: Es un diminuto insecto que ataca los botones florales. Los pétalos se enrollan lo que produce malformaciones arruinando las flores. Para atacar este insecto se debe pulverizar no sólo las plantas sino todo el entorno. SOLUCIÓN: Insecticida.

MANCHA NEGRA: Ocasiona en poco tiempo la caída total de las hojas afectadas. Se la ve como una mancha de aceite negra. Es uno de los hongos más comunes. La única solución es identificar y curar rápidamente. SOLUCIÓN: Fungicida sistémico.
OIDIO: Es un hongo que ataca rápidamente la parte superior de las hojas. Temperaturas entre 10 a 25 º C hacen que avance rápidamente produciendo que la hoja tienda a enroscarse hacia abajo, produce la deformación del botón floral y la caída de las hojas. Es detectado con facilidad ya que es como un talco blanco que cubre follaje y pimpollos. SOLUCIÓN: Fungicida sistémico.
ROYA: Esta peste se localiza en el envés de la hoja que produce manchas anaranjadas y forma pústulas que deterioran la hoja provocando su caída Su control debe ser rápido ya que es una enfermedad muy agresiva y se disemina a gran velocidad. SOLUCIÓN: Fungicida sistémico.

Pensando en su comodidad hemos ideado tres alternativas posibles:
1 – Puede llamar al 0810- 333 9870 (equivale a una llamada local)
2 – Puede completar el formulario de pedido que va adjunto al catálogo impreso y enviarlo por Correo Argentino con el franqueo pago por nosotros.
3 – Puede ingresar al carrito de pedido de la página y hacer su elección.

Los rosales se entregan en los meses de Julio y Agosto (en algunos casos hasta primeros días de Septiembre). A cada pedido que recibimos le asignamos un número correlativo que sirve como orden de preparación y despacho por lo que las fechas son estimadas. Habrá que considerar también que las lluvias y heladas invernales pueden ocasionar retrasos involuntarios.

Para ventas a particulares, las plantas se envían en un embalaje especial a través de Correo Argentino a todo el país. Dentro del costo de las plantas está incluido el del envío. Revendedores y viveristas, deben elegir el transporte y correr con los gastos del flete. En ambos casos, las plantas viajan por cuenta y riesgo del comprador, cesando nuestra responsabilidad en el momento de entrega en la empresa de transporte.

Por restricciones fitosanitarias no podemos enviar rosales a otros países. Nuestra venta se limita al territorio argentino.

Nuestra mayor preocupación es poder brindarle garantía de variedad, clasificación y sanidad de las plantas. Sin embargo la intervención del factor humano puede ocasionar errores involuntarios.
Es por ello que en casos debidamente comprobados se aceptarán reclamos, no pudiendo el comprador exigir más que la reposición total o parcial de las plantas cuestionadas, sin derecho a reclamo por daños o perjuicios de cualquier orden. Las fallas en las plantas dependen de los cuidados en la recepción, de la preparación del terreno, de la plantación, condiciones climáticas, riegos, etc que, al no poder controlarlos, tampoco podemos garantizar los resultados.
En ningún caso se aceptarán reclamos pasados los 8 días de la recepción de las plantas. En caso de verificar anomalías en el embalaje, faltante de plantas.o retrasos en la entrega deberá reclamar directamente a la empresa de transporte.
Esta condición queda implícitamente aceptada por el comprador por el sólo hecho de hacernos su pedido.

Puede pagar a través de un depósito o transferencia en alguna de nuestras cuentas bancarias, siempre que luego de la operación nos envíe por fax o por mail el comprobante correspondiente, poniendo como referencia el número de pedido asignado. También puede enviar un cheque o giro postal u optar por el pago con alguna de las tarjetas de crédito con las que operamos (VISA, MASTERCARD, AMERICAN EXPRESS) En este último caso, cuando nos realice su pedido deberá llamarnos con su tarjeta de crédito en mano para que podamos tomarle los datos necesarios para el pedido de autorización.

Las selecciones se venden tal como están armadas sin excepción, no se fraccionan ni se intercambian las variedades.

El mínimo de compra aceptado es de 1 selección o 5 rosales de la misma variedad (y múltiplos de 5). Es decir, no puede pedir de a 1,2 o 3 plantas por variedad, SIEMRPE son 5. Es decir, 5 Papa Meilland, 5 Alexandra, 5 Don Juan, etc. Por razones de organización y altos costos, bajo ninguna circunstancia se aceptarán pedidos que no se ajusten a esta condición.

Ver listado de revendedores y viveristas de todo el país ingresando en el siguiente link.
También puede que haya otros viveros que tengan nuestras rosas y que no figuren en el listado, SIEMPRE exija el precinto de calidad Rosauer para asegurarse de que sean rosas de nuestra producción.

La venta de frutales es exclusiva para aquellos que retiren las plantas directamente desde nuestro establecimiento en Villa Manzano, a partir de fines de Julio hasta mediados de Septiembre. No se ofrecen frutales para la venta por catálogo debido a los altos costos de flete que distorsionan el precio final de nuestro producto en el mercado.

Es conveniente visitar nuestro establecimiento donde se cultivan las rosas en villa Manzano (Río negro) a partir de mediados de Diciembre hasta fines de Marzo. Fuera de esa época no se justifica ya que no tendrán nada para ver. Deberán informarnos de su visita con anticipación y una vez en el establecimiento, tendrán que anunciarse en la administración. Cabe aclarar que no ofrecemos visitas guiadas, aunque si hay personal disponible no afectado a otras tareas, con mucho gusto los acompañarán. El horario es de lunes a viernes de 8.00 a 12.00 hs. y de 15.00 a 19.00 hs. , sábados de 8.00 a 12.00 hs.

Porque representan la forma más práctica y económica de comprar ya que al tenerlas armadas con anticipación nos permiten hacer entregas más rápidas, el precio por rosal es más bajo y con cada compra le enviamos un rosal más de obsequio como muestra de poda, además, con cada 5 selecciones compradas se le envía una más sin cargo.